Posteado por: karmentxu09 | 28 junio 2009

ASPECTOS RELEVANTES DE EL SALVADOR

El Salvador es un país que cuenta con una extensión territorial total de 21.070 km2  y una población de 7.104.999 habitantes; el 38,7% de los cuales se ubica en el ámbito rural y el resto reside, mayoritariamente, en la capital del país, San Salvador. Actualmente, se subdivide en 14 departamentos y 262 municipios. Los indicadores económicos, laborables, educativos, y de salud muestran que El Salvador ocupa la posición 103 (Informe año 2007) en el Índice de Desarrollo Humano (IDH), con una puntación de 0,735, entre los 173 países que evalúa el PNUD.

Economía

El Salvador posee una economía de rápido crecimiento con un 90% de su actividad en manos privadas y un crecimiento promedio del 5% desde 1990. Debido a la guerra civil y al parón nacional de los años 80, el PIB no ha superado aún los niveles de los años 70 y ha estado creciendo a un paso constante pero modesto después de la firma de los Acuerdos de Paz en 1992. Un problema que el país enfrenta es la desigualidad económica de la distribución de ganancias personales. Esto se refleja en cifras como el porcentaje de 28,7% de población rural  en situación de pobreza extrema y el 29,9% en situación de pobreza relativa. Consecuentemente la mejoría en la situación de pobreza reportada en los diferentes informes de desarrollo humano se refiere principalmente a la población urbana. 

Cerca de 2.7 millones de salvadoreños emigraron de El Salvador (90% Estados Unidos) en su mayoría huyendo de la pobreza y de la guerra civil de 1980 a 1992; el 48% de emigrantes a Estados Unidos son mujeres. Las remesas de Salvadoreños que trabajan en los Estados Unidos y envían a los miembros de sus familias son una fuente importante de ingresos del extranjero. Las remesas han aumentado constantemente de la década pasada y han alcanzado un colmo absoluto de $3.3 mil millones en 2006- aproximadamente el 17.1% del producto interno bruto (PIB)-.

 La Población Económicamente Activa (PEA) en el año 2006 representa un 40% (2.7 millones de habitantes), de estos, el 6,5% de la PEA urbana se encuentra desocupada y un 71% se ubica en la economía sumergida. El 22% de los ocupados cae en la categoría del subempleo con un ingreso inferior al salario mínimo fijado por el estado en 158 dólares en la zona urbana y en 78,1 dólares para la zona rural (2005). Solamente un 19% de la PEA cotiza en el Sistema de Seguridad Social.

 Educación

Actualmente, un 31,6% de jóvenes de entres 16 y 18 años del área urbana y un 60% para el área rural, están fuera del sistema educativo. En las zonas rurales los índices de desertación escolar aumentan considerablemente debido a la inexistencia de servicios educativos, falta de docentes calificados y el alto índice de analfabetismo en la población joven y adulta; consecuentemente las y los niños de las zonas rurales tienen mayor probabilidad de abandonar el sistema educativo sin concluir la educación básica. La tasa de analfabetismo (según la Encuesta de Hogares y Propósitos Múltiples ‘EHPM’) en el año 2004, fue del 15,5% de la población (24,5% de analfabetismo en zonas rurales, contra el 9,6%). Según el Ministerio de Educación (MINED 2003), solamente el 8% de los jóvenes salvadoreños accedieron a estudios universitarios .

 La inversión pública tampoco favorece la baja tasa de escolaridad, pues al finalizar el año 2004 sólo se presupuestó el 2.9 por ciento del PIB, lejos de la media Latinoamericana del 4%.

 Sanidad

La población sin acceso a servicios de salud del país es alarmante. A nivel nacional un 24,1% de la población tiene que viajar más de una hora para esperar encontrar tratamiento para sus lesiones y enfermedades comunes, incluidos los medicamentos esenciales. Esta situación se agrava considerablemente en las zonas rurales con un 38,9% de la población con serias dificultades de acceder a los servicios de salud. Esto se puede ver reflejado en ejemplos como que el precio en farmacia de un tratamiento antibiótico completo de  amoxicilina con ácido clavulónico se encuentra alrededor de los 40 dólares.

 Infraestructuras

Las pérdidas causadas por las inundaciones y  terremotos en el periodo 1982 – 2001, superan las 3.300 vidas humanas, más de 1.7 millones de damnificados, más de 300.000 viviendas destruidas  y 3.000 millones de dólares, descontando la catástrofe por la combinación de lluvias y erupción del volcán Ilamatepec entre septiembre y octubre 2005. Precisamente los efectos del huracán Stan en Octubre del 2005, todavía se dejan notar sobre todo entre la población en situación más vulnerable a las inclemencias meteorológicas.

 Las inversiones millonarias de dinero en infraestructura de carreteras, especialmente en el área metropolitana, carreteras principales y corredores económicos, sumado a las inversiones en tecnología de diferentes proyectos exclusivamente dirigidos para ser implementados por la empresa privada y unido a una ineficiente gestión de las privatizaciones del sector de las telecomunicaciones, de los servicios públicos y del suministro del agua, han provocado que la mayoría de las necesidades básicas insatisfechas (alimentación, educación, vivienda digna, agua potable, salud, etc) se encuentren en los municipios rurales, resultado de la desequilibrada distribución de los recursos e ingresos de la nación; ayudando a mantener niveles de pobreza y profundizando sobre todo su exclusión social.

 Las condiciones actuales de infraestructura y tecnología dirigidas hacia las zonas rurales del país, (carreteras, telefonía, electricidad, agua, información, asistencia técnica, etc.) de la mayoría de los 262 municipios profundiza el aislamiento en general, tanto entre ellos y los principales centros urbanos del país, como también en relación con sus cantones y caseríos. Esto dificulta la integración de la población rural a los planes gubernamentales de desarrollo. Esta brecha de infraestructura y tecnología genera condiciones negativas hacia la actividad productiva en el interior del país, desarrollándose un proceso de estancamiento y decadencia cultural de la vida local. En consecuencia, incentiva la emigración de recursos humanos y económicos hacia las principales ciudades y el exterior, desarrollando un doble proceso: por un lado de decadencia y exclusión del interior y, por el otro, el surgimiento de cinturones urbanos desintegrados  sin un sentido de identificación y pertenencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: