Posteado por: karmentxu09 | 29 junio 2009

LAS MARAS

Durante los años 70 se inicia el fenómeno de pandillas latinoamericanas en Estados Unidos y especialmente en Los Angeles con el surgimiento de la Mara Calle 18, con integrantes méxicanos que vivían en Los Angeles.  En la década de los 80 los problemas de las guerras civiles en Centroamérica causan una fuerte emigración a Los Angeles y se crea la Mara Salvatrucha, integrada por jóvenes de barrios marginales y familias disfucionales en busca de espacios territoriales a nivel local y en defensa de la Mara Calle 18.  En los 90, finalizadas las guerras civiles y obtenidos los procesos de democratización y acuerdos de paz en El Salvador, Nicaragua y Guatemala, se detona el problema de maras en la Región debido a la gran deportación de jóvenes a sus países de origen.  Lo anterior obedeció a la cultura de guerra que se vivió y quebrantó el tejido social y de las familias, mientras que el período de transición económica experimentado por estos países dificultaron la posibilidad de ofrecer oportunidades laborales para incorporar a los deportados y controlar la transculturización.  A esto se agrega la debilidad institucional ocasionada por los procesos mencionados.

En la década actual las maras se han tornado más violentas y han traspasado fronteras.  Este fenómeno ha alcanzado altos niveles de preocupación tanto a nivel de las autoridades de los Estados Unidos, que los ven como amenaza a la seguridad pública dado que perturban el orden público y la convivencia ciudadana y se los vincula con grupos terroristas.  La Región de Centroamérica se identifica con los mayores problemas, principalmente en El Salvador, Honduras y Guatemala, y comenzando a expandirse a Nicaragua, México, Panamá y otros países de la región.  Actualmente se habla de este fenómeno hasta en Europa.  En España, por ejemplo, ya se detectan pandillas latinoamericanas y se vincula a los maras con el ejército de Irak.

Aunque es difícil establecer un número exacto, según un estudio se calcula que Estados Unidos tiene alrededor de 730.000 miembros en cerca de 21.000 pandillas con una tasa de crecimiento acelerada[1].  Y en Centroamérica se ha estimado que en los países con fuerte presencia de maras existen en promedio 30.000 jóvenes pertenecientes a estas y más de 50.000 jóvenes en riesgo llamados “simpatizantes”, ya que, aunque aún no pertenecen a estos grupos, presentan una alta probabilidad de ingresar.

Durante sus primeros años, las maras operaron a nivel nacional con un esquema de lucha interna entre grupos sentando principios de territoriedad y realizando actividades de escándalos en la vía pública, daños materiales, agresión, riñas callejeras, consumo y distribución de drogas, violaciones, robos y asaltos.  Sin embargo, más recientemente su acción se ha vuelto más violenta y han extendido sus acciones, incluso llegando a homicidios con un alto grado de violencia y vínculos con el narcotráfico. Según el Instituto de Estudios Internacionales, la mitad de los homicidios en El Salvador y en Honduras son cometidos por pandillas, y en Guatemala el 20%.

En respuesta al crecimiento de las maras y pandillas y su nivel de violencia, varios de los Gobiernos han asumido fuertes medidas de control y represión mediante esquemas de “mano dura o súper dura”, realizando amplios desplazamientos policivos y de las fuerzas armadas que, aunque parecerían aquietar el clamor social, tienen elevados costos económicos por el despliegue de cuerpos policiales y de defensa y el manejo en cárceles.  Adicionalmente, han conllevado riesgos de violación de derechos humanos y su efectividad en la reducción de los índices del crimen ha sido cuestionada por algunos estudios.

Recientemente los Gobiernos, en algunos casos incluso con el apoyo de la ayuda internacional y especialmente de los Organismos Multilaterales, están analizando en mayor profundidad las causas y patrones del problema a través de estudios de investigación y desarrollando medidas complementarias de prevención denominadas en muchos casos programas de convivencia ciudadana, programas de paz social o los llamados por los países “mano amiga”.  También vale la pena indicar las acciones que varias Organizaciones de la Sociedad Civil han estado desarrollando para ayudar a manejar este problema.

El fenómeno se ha convertido en un círculo vicioso, el cual se inició con la emigración de mexicanos y centroamericanos a Los Angeles y la actual inmigración motivada por la continua política de deportación de los Estados Unidos.  Según un estudio de la Universidad Centroamericana, de acuerdo a datos de la  policía, el 90% de pandilleros deportados retorna a Estados Unidos.


[1] Presentación de Stephen Johnson, senior policy analyst for Latin América- “Instituto de Estudios Internacionales”, al Subcomité del Hemisferio Occidental del Congreso de Estados Unidos.

 

Desde el 15 de marzo El Salvador tiene nuevo presidente. Se trata de Mauricio Funes el candidato del Frente Farabundo Martín por la Liberación Nacional (FMLN) antigua guerrilla. Tras 20 años de un gobierno de ultraderecha el cambio ha llegado a El Salvador.

En junio de este año, la Mara Salvatrucha y la Mara 18 enviaron un escrito a Funes para ofrecer su disponibilidad a estudiar la forma de reducir la violencia en el país. A través del siguiente audio-reportaje podreís profundizar en el fenómeno de las Maras en este pequeño país.

<object data=”http://www.masvoces.org/audio-player/playerwpress.swf?soundFile=http://www.masvoces.org/golpe4.mp3,http://www.masvoces.org/audio/mp3/200906234.mp3” type=”application/x-shockwave-flash” height=”24″ width=”290″>

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: